Tratamientos » Riesgos y complicaciones de la Reproducción asistida

Riesgos y complicaciones de la reproducción asistida

Los tratamientos de reproducción asistida (T.R.A.) son en general procedimientos de bajo riesgo. Algunas de las complicaciones pueden ser controlables si se modula la intensidad de la estimulación ovárica efectuada o si se reduce el número de embriones a transferir (en una FIV). Otras, como el embarazo ectópico y el aborto, dependen de factores muy poco controlables.

Las complicaciones y riesgos más comúnmente observados son:

Síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO)

Consiste en una respuesta exagerada de los ovarios a los tratamientos de estimulación ovárica.

Se caracteriza por un aumento de la medida de los ovarios junto con un desarrollo de numerosos cuerpos lutis (folículos ovulados) y por la acumulación de líquido en el abdomen y zona pleural en los casos más graves.

Requiere asistencia médica y un seguimiento clínico estricto. La incidencia del SHO varía en diferentes publicaciones: entre un 0,6-14% de los ciclos de FIV con transferencia embrionaria (FIV-TE), y la frecuencia de su estadio más grave se estima entre un 0,2-5%, según los criterios de identificación empleados.

En las hiperestimulaciones más leves puede ser suficiente un control y tratamiento ambulatorio, pero en los casos de hiperestimulación grave las cantidades de líquido acumuladas pueden ser muy notables y pueden aparecer trastornos vasculares, de la función renal y hepática. Estos últimos casos requieren hospitalización.

Aunque a veces se producen hiperestimulaciones de forma imprevisible, los casos con mayor riesgo de sufrir una hiperestimulación podrán ser detectados por la observación ecográfica de un crecimiento folicular muy numeroso junto con niveles de estradiol muy elevados durante los controles de la estimulación ovárica.

Ocasionalmente, pues, las estimulaciones ováricas tienen que ser cancelades para prevenir una probable hiperestimulación.

En otros ocasiones se puede llegar a concluir la estimulación y a realizar la FIV pero se criopreservaran todos los embriones para minimizar los efectos de una posible hiperestimulación, puesto que el logro de un embarazo agrava el síndrome.

El embarazo ectópico

Se trata de la ubicación de una gestación fuera de la cavidad uterina, habitualmente en la trompa de Falopio. Su frecuencia cuando se utiliza la FIV es superior al existente en los embarazos espontáneos (alrededor de un 5%), y es debido a la posible migración del embrión desde la cavidad uterina hacia la trompa. Este fenómeno se observa con mayor incidencia en mujeres con trompas lesionadas.

El aborto espontáneo

Se sitúa alrededor de un 15-20% de las gestaciones conseguidas después de la aplicación de T.R.A., siendo similar a la incidencia de aborto existente en los embarazos en la población general. Es notorio que el riesgo de aborto aumenta con la edad de la mujer y en parejas portadoras de desórdenes genéticos somáticos o en sus gametos.

El embarazo múltiple

La estimulación ovárica en las inseminaciones y la transferencia de varios embriones en el curso de una FIV provoca que la incidencia de embarazo múltiple después de la aplicación de las técnicas de reproducción asistida (las estadísticas globales de los centros de reproducción la sitúan alrededor de un 20-25% de los embarazos) sea superior a la incidencia existente en la población general.

Los embarazos múltiples, especialmente aquellos de más de 2 fetos, son una complicación grave que supone riesgos físicos para la madre y los fetos, por lo cual hay que evitarlos al máximo.

Riesgos específicos existentes en las mujeres de edad avanzada

En las mujeres de edad avanzada se incrementan de forma notable las complicaciones durante el embarazo (gestosis, insuficiencia renal, diabetes, parto prematuro, aborto y malformaciones), que pueden repercutir en la salud de la madre y la futura descendencia.

Riesgo de transmisión de anomalías cromosómicas a la descendencia

Especialmente en algunos casos de esterilidad masculina grave, se observa un leve incremento de la proporción de anomalías cromosómicas en la descendencia debido a anomalías que presentan los progenitores. En estas circunstancias sería incluso posible transmitir la esterilidad a la descendencia al conseguir un embarazo mediante la aplicación de técnicas de reproducción asistida.

El pequeño incremento de incidencia de malformaciones en las gestaciones procedentes de reproducción asistida no es debido a las manipulaciones recibidas en el proceso, sino a la mayor incidencia de desórdenes genéticos que presenta la población con problemas de esterilidad.

Riesgos psicológicos

Los síntomas de ansiedad y depresión no son infrecuentes durante la aplicación de los tratamientos, y especialmente pueden manifestarse cuando existe un fracaso de estas técnicas. Es posible que surjan también dificultades en la relación de pareja (sexuales y emocionales). Por esto, contamos en nuestro centro con el apoyo de una psicóloga especializada en reproducción, que os podrá ayudar en estos momentos.

Otros riesgos que se pueden producir excepcionalmente
  • infección genital
  • hemorragias o lesiones viscerales en el curso de la punción folicular
  • torsión o rotura de los ovarios
  • riesgos derivados de la anestesia