Hoy en día es posible concebir un hijo aunque una madre no pueda hacer uso de sus propios óvulos. Este proceso se llama ovodonación, una técnica de reproducción asistida similar a la fecundación in vitro en la que se utilizan los óvulos de una donante y no los de la futura madre.

Una mujer anónima cede sus óvulos para que estos puedan ser fecundados por el semen de la pareja de la mujer que los recibe o bien de otro donante anónimo. Se trata de una técnica que se emplea regularmente y que genera ciertas dudas en los futuros progenitores. Una de las preguntas más frecuentes puede ser tal como: ¿se parecerá mi hijo a mi?

Ovodonación: el parecido con la madre

Cuando se recurre a la ovodonación se renuncia a una carga genética de uno o de los dos progenitores. Por tanto, ¿cómo puede parecerse un hijo a su madre si no lleva carga genética de ella?

En primer lugar, a la hora de seleccionar el perfil del donante, se buscan personas con los mayores parecidos físicos a los de los futuros padres. Aún así, este no es el único factor a tener en cuenta, ya que la epigenética juega un papel muy importante en el futuro parecido de los niños.

¿Qué es la epigenética?

La epigenética estudia los mecanismos que regulan la expresión de los genes sin una modificación en la secuencia del ADN, es decir, busca relaciones entre las influencias genéticas y ambientales de un fenotipo.

epigenetica-ovodonacion-fecunmed

Esto quiere decir que, si bien todas las células de un organismo tienen la misma carga genética, éstas no manifiestan toda la información que contienen. El ambiente o el contexto (social, familiar, etc.) en el que se desarrollan esas células marcará la información y las características que se manifiestan luego en la persona.

Así, el ambiente en el que crezca el bebé, la influencia y cariño de sus padres determinará los rasgos que lo harán ser más parecidos a sus padres.

La influencia de la epigenética

La epigenética, por su parte, no viene determinada como la genética y sufre alteraciones a lo largo de toda la vida. Es un mecanismo vivo, que cambia y se adapta.

Así, sabemos que existen enfermedades genéticas que vienen determinadas en los genes, como la diabetes por ejemplo, y que no se desarrollan si un niño sigue unos buenos hábitos alimenticios.

También es muy común que los niños desarrollen comportamientos y formas de expresarse idénticas a las de sus progenitores. Este tipo de maneras y rasgos es lo que hace que encontremos a menudo similitudes en las personas y no tanto por sus rasgos físicos.

Este fenómeno es algo que no marca la genética sino que es influencia de la epigenética, un proceso muy acentuado en la ovodonación. FecunMed es una clínica de reproducción asistida especializada en fiv conovocoitos de donante para ovodonacion. Un equipo de profesionales médicos expertos en estas técnicas avanzadas te asesorarán y guiarán durante todo el camino para que puedas concebir con las máximas garantías.