Si la Navidad es a menudo un momento de alegría y unión familiar, para algunas personas que esperan un embarazo y no lo consiguen, este período puede ser doloroso. De hecho, son muchas las personas que por cuestiones de infertilidad o esterilidad no logran tener un miembro más en la familia, por lo que tampoco tienen la posibilidad de poder compartir estas fiestas tan señaladas con ellos. Unas fiestas que además, son especialmente mágicas para los niños.

Tal es así que vivir la Navidad cuando no se consigue ser madre se puede convertir en una auténtica pesadilla. Las grandes reuniones familiares son una oportunidad para jugar con los más pequeños o felicitar a la prima lejana por su reciente embarazo.

Esos momentos de reunión se transforman en un infierno cuando se convierte en un festival de preguntas indiscretas acerca de por qué no se ha logrado un embarazo o por qué aún no ha habido éxito con la última FIV. Aunque estas cuestiones se realicen con toda la amabilidad de ese ser querido que desea que seáis uno más para la próxima Navidad, siempre es desagradable revivir momentos así año tras año.

navidad sin ser madre

Consejos para encarar la Navidad de forma más positiva

Es muy importante en esta época del año enfocarse en el cuidado personal y las cosas que tienes, en lugar de las cosas que aún no han llegado. Sé amable y condescendiente contigo misma y habla con alguien que te entienda, para que puedas expresarte honestamente sobre cómo te sientes y obtener el apoyo que necesitas.

Sé amable contigo misma.-

Permítete sentirte como te sientes, no te castigues por estar triste, molesta o susceptible. Es normal y perfectamente comprensible tener estos sentimientos en estas fechas. Solo hay que reconocerlo y hacer actividades que te ayuden a subir tu autoestima.

Planea actividades en pareja o con amigos.-

Como es posible que en Navidad tengas más tiempo libre, úsalo para planear escapadas agradables, salidas en pareja o con amigos que te hagan sentir bien. La Navidad tiene muchos detalles como los mercados navideños, los dulces o la oferta cultural que se despliega en estas fechas.

Piensa en las cosas que tienes y no en las que aún no han llegado.-

Escribe una lista de agradecimiento por todas las cosas buenas que hay en tu vida y que son importantes para ti: la familia, grandes amistades y relaciones sólidas, un trabajo satisfactorio, etc.

Concédete permiso para no asistir a determinados eventos.-

Puede darse el caso de que se te acumulen compromisos y eventos familiares donde haya muchos bebés o quizás familiares que te preguntarán, de nuevo, cuándo tendrás tu bebé. Si tu familia o amigos cercanos saben que estás luchando por concebir, puedes explicarle que encuentras esos eventos difíciles en este momento y que necesitas cuidar de tu bienestar emocional. Es totalmente entendible.

Esperamos que estos consejos te ayuden a vivir mejor la Navidad cuando no se consigue ser madre. Recuerda que en FecunMed tienes a todo un equipo de profesionales expertos en tratamientos de fertilidad y en asesoramiento emocional para encarar todo el proceso de forma positiva y esperanzadora.